EL CRUCE

La distancia más corta del Estrecho de Gibraltar es desde Punta de Oliveros (España) hasta Punta Cires (Marruecos) con una distancia de 7.8 millas (14,4 kilometros), aunque por las características del cruce, no es la travesía más idónea para el nadador.
La mayoría de los intentos se realizan desde la Isla de Tarifa hasta las proximidades de Punta Cires, debiéndose de nadar entre 8 a 12 millas náuticas (15 a 22 km) debido a la influencia de fuertes corrientes que imperan en el Estrecho. Sólo en el caso de intentar la doble travesía (ida y vuelta), se puede contemplar el inicio del cruce desde la costa marroquí.

Haz click en la imagen para ampliar

El factor fundamental que ha de tenerse en cuenta para la travesía son las corrientes, que en algún momento del cruce puede alcanzar más de 3 nudos (5,5 km/h), procurándose siempre que dicho momento coincida con la parte final de la travesía y de ese modo ayuden al nadador a ganar la costa marroquí, aumentando considerablemente la velocidad de avance. Esta Asociación ha llegado a registrar corrientes de más de 7 nudos en algunas travesías en periodos de mareas vivas.

hora del cruce

Generalmente la hora elegida para el cruce es durante el ciclo de pleamar. En algunos casos, y dependiendo del coeficiente de mareas se puede iniciar el cruce antes de la bajamar.

Las corrientes superficiales en el Estrecho son generalmente de dirección Este, ya que predomina la influencia que tiene el aporte de agua desde el Atlántico al Mediterráneo, ya que estas aguas  tienen menor salinidad y por la evaporación del propio Mediterráneo. No ocurre lo mismo con las corrientes profundas del Estrecho que tienen un sentido contrario, por ser más densas y frías. Todas estas influencias, así como la especial orografía costera y del fondo del mar en la zona, hacen que a lo largo de la travesía nos encontremos con corrientes de diferentes intensidades y sentido, así como diferentes temperaturas y/o salinidad, produciendo a lo largo del Estrecho una situación caótica que hace difícil (por no decir imposible) conocer las corrientes en cada punto exacto del cruce.

La conclusión de esta Asociación, en los múltiples cruces que ha organizado, es que no existen dos días de corrientes iguales, aunque se cumplan las mismas condiciones de hora y coeficiente de marea, por lo que la experiencia y pericia de los pilotos, así como las ayudas tecnológicas irán adecuando la travesía para que ésta acabe con éxito. Las últimas travesías realizadas por este sistema han dado un alto índice de éxito y se reflejan en las cartas de navegación extendidas por esta asociación en casi en una recta que une la isla de tarifa y los puntos de llegada antes mencionados.

Como conclusión diremos que la asociación realiza las travesías fuera de las horas donde se esperan mayor corriente, así que la hora de salida se determinara dependiendo de 3 variables:

  • Velocidad del nadador.
  • Coeficientes y horas de las mareas.
  • Predicción de vientos para ese día.

La única condición para elegir el día del cruce son las condiciones meteorológicas y la hora del comienzo, que se hace basándose en las horas de pleamar y/o bajamar y los coeficientes. Sólo cabe esperar que las condiciones de viento y mar sean las adecuadas, pero ello es imposible predecirlo hasta al menos uno o dos días antes de la prueba.

Muchos nadadores han tenido que volver a su lugar de origen sin poder cruzar el Estrecho después de haber permanecido muchos días en Tarifa, e incluso algunos han tenido que suspender la prueba debido a un repentino cambio de viento cuando llevaban varias horas en el agua.

TIPOS DE TRAVESÍAS
La asociación ACNEG se encarga de organizar (en base a las categorías oficiales y para que las marcas sean válidas) diferentes tipos de travesías:
 

Según la modalidad de cruce:

  • Con neopreno
  • Sin neopreno

Y según el trayecto:

  • Ida
  • Ida y vuelta
  • Por relevos.

ACNEG, dependiendo de las necesidades del nadador/es, se encarga de todo lo necesario para cualquiera de las modalidades, los permisos necesarios con ambos gobiernos (España y Marruecos).

Avituallamiento

El nadador dispone de una embarcación auxiliar tipo zodiac que se colocará en el lado contrario a la dirección del viento (para evitar la inhalación del humo del motor) entre dos y 3 metros de separación. Esta embarcación además de proporcionar seguridad y control del nadador, es la encargada de suministrar el avituallamiento del nadador.

El concepto básico que el nadador debe mantener sobre el avituallamiento es que deben ser los menos posibles durante el trayecto y de una duración corta, no mayor a la de 1 minuto, tiempo suficiente para ingerir líquidos y sólidos. La asociación aconseja un primer avituallamiento a la primera hora, y los posteriores no a menos de 45-30 minutos. Ya que las fuertes corrientes influyen en el trayecto del nadador cada vez que este para.

Gibraltar swimming from Voloshin Dmitri on Vimeo.

Por otro lado una de las normas de natación en aguas abiertas de larga distancia es que el nadador no puede tocar o agarrarse a la zodiac, por lo que el avituallamiento será entregado mano a mano, y los residuos o restos de este, depositados en una red unida a un palo, para así evitar que en un movimiento brusco el nadador se lesione o dañe al personal de abordo.

En cuanto a las sustancias ingeridas durante el avituallamiento recomendamos que sean siempre probadas en los entrenamientos y de las que los nadadores estén seguros que no provocarán ninguna reacción no deseada durante el cruce. Todos los medicamentos (no estupefacientes y recetados) que el nadador deba tomar durante el cruce deben ser mostrados y validados por el equipo de la Asociación.

 

Mareos, vómitos y calambres
La aparición de dichos síntomas pueden ser fatales para el nadador y procedería al abandono de la prueba. Las causas pueden ser múltiples, destacándose entre ellas: el humo de exhaustación de los motores de las embarcaciones, la ingestión de agua salada en gran cantidad, el nadar entre alguna mancha de contaminación de vertidos oleosos, el cansancio, el estrés, la alimentación y/o el frío. Todas ellas son evitables y se estará muy atento en permanecer lo suficientemente alejado para no estorbar la travesía, así como colocarse en posiciones donde no molesten humos. Es conveniente que el nadador pueda respirar por ambos lados al objeto de evitar la mar de viento a la hora de la inhalación de aire así como que pueda beber agua salada y, si se es propenso, a tomar alguna pastilla contra el mareo. Asimismo, hay que elegir una buena forma de alimentación con artículos ricos en azúcares y minerales que eviten calambres y/o hipoglucemias.

SEGUIMIENTO DEL CRUCE

Cada cruce a nado puede seguirse por internet en la página web: www.vesselfinder.com/es centrando la zona del Estrecho de Gibraltar y siguiendo las embarcaciones:

 

  • COLUMBA UNO (AIS nº 224523700)
  • COLUMBA (AIS nº 225954950)

Pin It on Pinterest